Sharon Lockhart recupera el legado de la coreógrafa Noa Eshkol en el Guggenheim

Data

21.11.04 - 22.02.27

Lekua

Bizkaia - Bilbo

Sharon Lockhart junto a su instalación. (Raúl BOGAJO | FOKU)

La artista estadounidense Sharon Lockhart rescata el legado de la coreógrafa israelí Noa Eshkol en su vídeoinstalación ‘Cuatro ejercicios de la Notación del Movimiento Eshkol-Wachman’ (2011), que acoge desde este jueves la Sala Film & Vídeo del Museo Guggenheim Bilbao.

Las creaciones de Lockhart se caracterizan por abordar temas sociales principalmente a través de películas de movimiento y fotografía fija.

Con una cuidada y sobria escenografía, formada por cuatro volúmenes grises idénticos, diseñados por Lockhart como referencias del espacio que ocupa el cuerpo de la bailarina según se mueve en cada ejercicio, Ruti Sela –bailarina colaboradora de Eshkol y miembro de su Chamber Dance Group desde 1969 hasta su reciente fallecimiento–, ejecuta medidos movimientos.

La disposición de los volúmenes cambia en cada una de las cuatro danzas representadas según estas son ejecutadas por Ruti Sela, y su tamaño se adapta a las medidas corporales de la bailarina.

La cuidada sucesión de acciones de la ejecutante en la obra de Lockhart (Norwood, EE.UU., 1964) encarna el método de notación que desarrollaron Noa Eshkol (Kibutz Degania Bet, Israel, 1924–Holon, Israel, 2007) y el arquitecto Avraham Wachman en 1958, ha explicado el comisario de esta instalación, Manuel Cirauqui.

La notación es un sistema de signos convencionales que se utiliza en una disciplina determinada para representar ciertos conceptos, principalmente en música y en matemáticas, que en este caso se ha aplicado al movimiento de las personas.

Este método, conocido como EWMN, permite registrar todo el alcance de los movimientos potenciales de un cuerpo y todavía se utiliza actualmente para las pautas coreográficas, el estudio de la locomoción animal y el diagnóstico de algunas alteraciones del comportamiento, como el autismo y el síndrome de Asperger.

Al desarrollar un inventario de dígitos y símbolos, Eshkol y Wachman emplearon un conjunto de modelos esféricos que permitían anticipar las posibles rotaciones de las articulaciones y de las extremidades del cuerpo humano.

Estos modelos esféricos aparecen tratados en una serie de fotografías de Lockhart, titulada ‘Modelos de órbitas en el Sistema de Referencia, sistema de Notación del Movimiento Eshkol-Wachman, 2011’, una selección de las cuales puede verse a la entrada de la sala Film & Video.

En estas imágenes, varias formas cónicas hechas de malla metálica, contenidas dentro de una estructura de alambre esférica, representan la trayectoria de un gesto en el espacio.

Las fotografías de Lockhart plasman las formas completamente diferentes que producen estos orbes giratorios, algo que puede vincularse con la acción de la protagonista del vídeo, en la medida en que sus movimientos materializan varias secuencias de los guiones de Eshkol, considera el comisario de la vídeoinstalacion.

Los cuidados gestos y posiciones de la bailarina resultan sencillos y singulares y sus movimientos dibujan la trayectoria de sus extremidades según van explorando las posibilidades espaciales de la coreografía.

Kokapena

Museo Guggenheim
Abandoibarra, 2
Bilbo. Bizkaia